Irene Ruth

14.12.2020

Irene Ruth Cornejo Maltz nació en Barcelona, España el 5 de mayo de 1990, y se crió en el barrio de Agronomía de la ciudad porteña de Buenos Aires.
La vocación de Irene despertó a muy temprana edad; a los siete años, la sonoridad del piano la sedujo para siempre: en sus inicios tomó clases de piano clásico con la concertista Diana Schneider. Más tarde cursó el Magisterio de J.P Esnaola (Argentina), la carrera de Composición y el profesorado de Música Popular Argentina, ambos en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.

Ha viajado en varias oportunidades a Brasil, para investigar nuevos mundos sonoros y distintos procesos creativos, junto con el compositor y bajista Itiberé Zwarg (Río de Janeiro), HeloísaFernandes (Sao Pablo), Lea Freire (Curitiba) y composición junto a Dante Ozzetti (Curitiba).

En su actual agrupación, Irene Ruth & Fuga de Capitales, las músicas reúnen la sonoridad de trío (bajo eléctrico, batería y teclados), sección de vientos (saxo alto, trombón y trompeta) y sonoridades de synth y samples.

Tras presentaciones en vivo durante 2018 en la ciudad de Buenos Aires y una gira europea en 2019 que llevó a Irene Ruth, en formato solista, a tocar en las ciudades de Barcelona y Berlín, la banda lanza FUGA DE CAPITALES, su álbum debut, en octubre de 2020.

1- Acabás de lanzar tu primer disco, "Fuga de Capitales". ¿Cómo se lo presentarías a alguien desconocido, para invitarlo a que lo escuche?

El disco es un álbum conceptual, formas de vivir el tiempo, el espacio y las realidades del hormigón. Canciones que no tienen una etiqueta específica, pero inevitablemente sí influencias puntuales como el rock, el pop, el folklore, la canción contemporánea. Están construídas a través de vivencias en este territorio urbano, que es Buenos Aires, sin fórmula compositiva, sino a través de un proceso creativo muy dedicado y artesanal. Ocho canciones que discurren en la búsqueda del equilibrio justo entre lo que se tiene para decir, los arreglos instrumentales de un sexteto (teclados, trompeta, saxo alto, trombón, bajo eléctrico y batería) y las imágenes que evocan los climas, planos, samples.

2- Aún no pudo hacerse la presentación en vivo del álbum. ¿Estás proyectando algo para un futuro cercano?

Creo que la imposibilidad de hacer una presentación en vivo me abrió las puertas a pensar otras formas. Y aquí estamos, entonces, ideando un nuevo proyecto. Nada va a reemplazar el vivo, y creo que desde una canción a un álbum están realmente terminadas cuando existe esa instancia de compartirlas. Pero la pandemia ha acercado otros medios a nuestras vidas, que me gustaría involucrar. Hablo especialmente del mundo audiovisual.

3- ¿Sentís que las reglas de juego van a cambiar post.pandemia?

Siento que estamos viviendo un reciclaje desde lo más íntimo y personal hasta lo macro y colectivo. Y que todo esto es muy desafiante. Que hay una resistencia al cambio, pero a la vez es un inevitable. La pandemia dejó expuestas situaciones de precariedad, en muchas áreas. El arte y la cultura es un claro ejemplo. Dadas las circunstancias, creo,

mejor ser creativos en generar las condiciones más adecuadas, y/o exigirlas, que negar una Pandemia y hacer como si nada.

4- En Monoaurales amamos los discos, ¿cuáles considerás son los discos que inspiran, o forman parte del impulso de tu música?

Mi sentido de búsqueda por esa música que propulsa e inspira es permanente y va cambiando, pero podemos decir que para este disco fueron importantes: Lalalá de Spinetta y Fito, de Charly García todo. Highway Rider de Brad Mehldau, Rossylin de John Taylor, Ok de Maro, Beat y Discipline de King Crimson, Laura Mvula, Metropole Orkest, Green Garden, The lost and found de Gretchen Parlato, Anrmal de Juana Molina, Tongos de Diego Schissi, Confesiones del Viento de Liliana Herrero, Halo Bestia de Será Arrebol, Ocho, por decir algunos.

5- Si tuvieses que definirte con una canción, ¿cuál sería?

¡Qué difícil! "Ahora todo" es un tema del álbum Fuga de Capitales, que me define, por lo menos, en este momento.