Matilda (1996)

01.07.2020

En 1988, en Londres, se lanzó un libro llamado MATILDA, escrito por Roald Dahl, en 1996 Danny DeVito la llevó a la pantalla grande y la convirtió en uno de los más grandes éxitos de las tardes de domingos por Telefe.

Matilda es una niña superdotada, con apenas 5 años ya había leído cientos de libros, criada en una familia de ignorantes, que jamás se percataron de la inteligencia de su hija, la obligaban a ver la tele, hacer todos los deberes de la casa y la castigaban de manera absurda.

Su padre se llama Harry Wormwood (Danny DeVito), un vendedor de autos, estafador, que le encanta ver la tele, su madre es Zinnia Wormwood (Rhea Perlman, esposa de Danny DeVito en la vida real), una vieja chismosa, mantenida, que le encanta ver la tele. Su hermano es Michael Wormwood (Brian Levinson) un gordito que le encanta hacer bullying y mirar la tele. Ya ven lo que quiero decir.

Al cumplir los 6 años, le pide a su papá que la mande a la escuela a lo que su padre responde que no, ni loco. Al día siguiente, Harry le vende un auto a una malvada directora de colegio, la señorita Tronchatoro (Pam Ferris), que odia a los niños, algo inexplicable teniendo en cuenta su trabajo, los trata como prisioneros de cárcel, a un alumno lo revolea por los aires como en las olimpiadas solo comer un caramelo y a otra le hizo lo mismo solo por llevar trencitas. Harry al ver esto le propone inscribir a su hija, que necesita disciplina.

Pero no todo es malo en la escuela, allí conoce a la señorita Miel (Embeth Davidtz), la única persona adulta normal en toda la película, que rápidamente nota la inteligencia de Matilda. Va a la residencia de los Wormwood, les informa de los dotes pero los familiares de Matilda no escuchan, y la tratan de loca.

Si a la trata le faltaba algo, agarráte del sillón porque Matilda tiene poderes, sí, poderes mentales, al mejor estilo Profesor Xavier, de los X-Men y a la mierda la tele, la revienta con su mente para que nadie más la mire.

Poco a poco fue dominando estos poderes hasta dominarlos y hacer la típica escena de ella bailando y moviendo todos los electrodomésticos.

Si esto no te convence, bueno sumale al F.B.I, que investigan unos negocios fraudulentos de Harry. Pero no se preocupen, que Matilda le apunta con el dedo a su auto y lo hace correr cuesta abajo y pim pam pum, los agentes se van y la niña protege a la familia.

La historia de la señorita Miel es también muy triste, cuando era niña su madre falleció. Cuando su padre iba a trabajar la dejaba al cuidado de su tía que es ni más ni menos que Tronchatoro, Chan Chan Chan. Al poco tiempo su padre de muere y su tía hereda todo. Al crecer logró independizarse y ya no vive con ella.

Al comentarle esto a la niña, Matilda decide entrar a la casa de Tronchatoro a robarle unos chocolates y la muñeca favorita de la seño Miel, la docente la acompaña, cuando están dentro llega a la malvada directora, pero logran escapar. Matilda regresa a la noche recargada de sus poderes y enfrenta a Tronchatoro, aunque esta no logra verla. Lamentablemente Matilda pierde su listón rojo.

Al día siguiente, la directora forma a los niños en fila y los interroga para averiguar quién es el dueño. Los maltratos son crueles y esto no es algo que nuestra protagonista pueda aceptar, se cansa y decide mostrar sus poderes en público iniciando la batalla final. Tronchatoro huye, los niños ganan y como no había ningún otro adulto presente, la señorita Miel queda como directora.

Para finalizar, los Wormwood son perseguidos por el F.B.I deben escapar dela ciudad, la señorita Miel decide adoptar a Matilda, los padres firman enseguida. La Seño Miel y Matilda son felices por siempre. FIN.