MORTAL KOMBAT (1995)

25.07.2020

El éxito de videojuego más violento de la historia tuvo no una sino dos películas en el cine, la primera fue en 1995, tres años después del lanzamiento de Mortal Kombat 1, aquel videogame de arcade publicado por Midway, que luego se haría para todas las consolas del momento.

El villano de esta película es Shang Tsung un malvado hechicero del mundo exterior que planea conquistar la tierra. Para lograrlo debe vencer 10 veces seguidas en el Mortal Kombat (un torneo de artes marciales creado por los dioses antiguos), el mundo exterior (Outworld) va ganando nueve seguidos, pero esta vez la va a tener más difícil.

En esta ocasión debe enfrentarse a los protagonistas: Liu Kang (Robin Shou), Johnny Cage (Linden Ashby), Raiden (Christopher Lambert) y Sonia Blade (Bridgette Wilson).

Liu Kang: Un joven entrenado por monjes, tiene un duelo personal con Shang Tsung, ya que el hechicero asesinó a su hermano menor y robó su alma (algo siempre hace con sus víctimas)

Johnny Cage: Un actor de películas de acción que se inscribe en el torneo para demostrarles a todos sus haters que sus escenas son reales.

Sonia Blade: Es una agente de la policía que busca capturar a un mercenario llamado "Kano" (un humano con partes metálicas, muy parecido a Terminator) que participará del torneo.

Raiden: Dios del trueno, protector de la tierra.

El lado oscuro también tiene a sus luchadores: "Sub-Zero", el ninja azul de hielo. "Scorpion", el ninja amarillo de fuego. "Reptile", el ninja lagarto verde. Kano, ya mencionado. "Goro", una criatura de raza Shokan que tienen la característica de poseer cuatro brazos.

Las peleas del torneo fueron:

Lui Kang vs. Un Capoeira de Rastas. Johnny Cage vs. Scorpion. Sonia vs. Kano. Lui Kang vs. Sub-Zero.

Todas victorias para los buenos. La pelea final enfrentaba a Cage contra el invencible Goro pero tras un golpe en los de abajo y arrojarlo por un precipicio, la tierra gana el Mortal Kombat.

Viendo la derrota, Shang Tsung secuestra a Sonia, en ese momento aparece Kitana (una princesa del Outworld, hija de un poderoso emperador, que los lleva hacia la guarida del hechicero) para ahora sí, de verdad sí, la gran batalla final.

La pelea es pareja pero Lui Kang es demasiado fuerte y gana el Mortal Kombat liberando el alma de su hermano y salvando a la tierra, por lo menos por un rato.

En 1997 llegó MORTAL KOMBAT: ANNIHILATION, la secuela. La historia comienza exactamente donde terminó la primera, con la llegada del emperador SHAO KHAN (se acuerdan de ese poderoso emperador padre de Kitana) para invadir la Tierra violando las sagradas reglas del Mortal Kombat.

Si bien la primera edición no fue buena, puede llegar a considerarse aceptable, pero la segunda fue un espanto, empezando por el cambio de varios integrantes del reparto como Raiden, Sonia y Johnny Cage, este último es asesinado por el malvado emperador.

Personajes importantes mueren con apenas solo 15 segundos en pantalla, los efectos especiales son deprimentes, de muy baja calidad. Cyrax, Rain y Sheeva son algunos de los casos, también podemos mencionar a Scorpion y Sub-Zero, los dos personajes más emblemáticos del juego que solo pelean 1 minuto y no vuelven aparecer en todo el film.

La revelación de la trama sucede al final, cuando nos enteramos que Raiden y Shao Khan son hermanos, hijos del poderoso Shinok (que ni se calentaron en hacerlo parecido al del videojuego).

Llegamos al final y se arma la batalla campal entre los buenos y los malos que como era de esperarse ganan todos los buenos salvo Raiden, que muere a manos de su padre (ah no te conté, Raiden por algo que no tiene importancia renuncia a su condición de Dios). Ahora sí, la batalla final, esta vez es de verdad, Liu Kang contra Shao Khan, tras varios golpes de puños y patadas exageradas, la única esperanza del planeta Tierra está a punto de perder pero justo en ese momento Lui se transforma en un penoso dragón, algo que tranquilamente se la podrían haber ahorrado, un corte en el período de edición y listo, pero para una vergüenza mayor, Shao Khan también se convierte en un dragón pero de tres cabezas.

Se dan unas mordidas y la pelea vuelve a su forma anterior hasta ser interrumpida por los mismísimos dioses antiguos. Estos encierran a Shinok y le quitan la inmortalidad a Khan, de esta manera comienza el segundo round que también decepcionó, pero por lo menos ganó Lui Kang y la tierra está, ahora sí, a salvo.

Por último, Raiden revive y fue recompensado por los dioses.

Creo haber sido muy claro pero en conclusión todos podemos afirmar que la primera es medio pelo y la segunda un completo desastre, tal fue la vergüenza que hasta el día de hoy no se volvió a realizar otra película de MK. Quien salió bien parado fue Paul Anderson, el director de la primera, ya que no participó de la secuela y su carrera fue en ascenso dirigiendo la saga de Resindet Evil, Alien vs Predator, entre otras.