The Warriors (1979)

01.07.2020

El director Walter Hill adaptó la novela llamada "The Warriors" a la pantalla grande en 1979, también conocida como "Los amos de la noche" en España y "Los guerreros" en Latinoamérica.

La historia trata del regreso a casa de una pandilla de jóvenes neoyorquinos y las dificultades que eso conlleva. La pandilla protagonista obviamente se llama The Warriors.

En la ciudad de Nueva York, el líder de todas las pandillas, Cyrus, convoca una reunión a la que asisten todas las bandas de la city. Cada una va con su estilo, su vestimenta. El mensaje del líder era tan claro como mal actuado, si se unían todas las pandillas triplicaban en numero la cantidad de efectivos policiales, logrando así el control total de la ciudad, pero justo en ese momento recibe un disparo en el corazón por parte de Luther, líder de los Rogues (este es el más gracioso de todos), inculpando al líder de los Warriors.

En medio de la trifulca, los integrantes de los Warriors deben huir para no ser masacrados por el asesinato de Cyrus.

La persecución comienza por el cementerio donde se esconden de la policía, luego se dirigen a la estación, ya que deben abordar el tren de vuelta a su barrio, llamado Coney Island que queda al extremo sur de Brooklyn. La banda ahora pasa a ser liderada por Swan (Michael Beck). Algo muy bueno que tiene la película es ese programa de radio que con una voz en off va relatando la suerte de los protagonistas.

Al bajar del primer tren caminan rumbo a la otra estación y se cruzan con "Los Huérfanos", una banda tan débil que ni siquiera los invitaron a la reunión, pero tras una charla de líder a líder, todo se resuelve con una molotov por parte de los Warriors. Aquí es donde se suma Mercy, el interés romántico de Swan. Al bajar del segundo tren se enfrentan a "Los beisbolistas" (no sé si se llaman así pero se visten de beisbolistas, tienen bates de béisbol y están maquillados al estilo del video de "Thriller" de Michael Jackson. Tras correr y correr deciden enfrentarlos y salen victoriosos. En la escena siguiente "Ajax" (James Reman), uno de los integrantes de los Warriors, cae preso y así se transforma en la tercera baja del equipo, tras la muerte del líder y uno que se cayó en las vías del tren. Una parte del grupo se fue a una fiesta loca en la casa de una chicas que al final (como era suponer) es una trampa, pero por suerte nuestros héroes logran escapar.

La pandilla o lo que queda de ella, vuelve a juntarse y se revientan a trompadas con una banda que usa overoles de Jean, en el baño de una estación.

Por fin llegan al barrio, pero aun no están a salvo, porque los estaban esperando los Rogues. La batalla al final no llegó, luego de prometerse darse duro, solamente sacan una navaja y la clavan en la mano de Luther y listo, podría haber seguido un poco más pero justo en ese momento (imagino que la tensión de la pelea final provocó que nadie se percatara) llegan por lo menos sesenta pandillero que aparecieron a 20 metros del conflicto. Estos pandilleros son los Reeves, como Keanu (la pandilla más importante tras la muerte de Cyrus). Estos llegan para imponer la justicia pandillera, la ley de las calles, pero cuando se pensaba que era el fin de los protagonistas, el líder de los Reeves revela la verdad del asesinato, perdonando a los Warriors y linchando a los Rogues. Los protagonistas caminan tranquilos por la playa, créditos, fin.

A lo largo de los años se convirtió en un película de culto, a partir de ella se crearon muchas más teniéndola como referencia, triplicó el dinero invertido y hasta tiene un videojuego de igual nombre, muy bueno para PS2.