The Strokes: Un matrimonio en paz

11.04.2020

La banda neoyorquina arremete nuevamente en busca de la renovación que necesitaban. Sus fieles tanto como los nuevos oyentes están esperando esa banda que algún día fue. ¿Podrá reunirse el quinteto luego de tantas idas y vueltas frustradas para lanzar un álbum que deje sin gusto a poco a sus oyentes?

Al ponerle play a este nuevo material lo primero en aparecer es un bajo al mejor estilo strokes seguido de esa clásica guitarra que ya todos conocen, nikolai fraiture y Albert Hammond Jr, son indispensables para lograr este efecto en nuestras mentes. La linealidad musical y el color de voz de Julián Casablanca nos sumergen en un agradable viaje.

Entre sus tracks encontramos Selfless y At the door que dejan al oyente un aire a las hermosas baladas que en algún momento la vida los cruzo. Otro tema destacable es Why are Sunday´so Depressing dando la combinación justa de la madurez de una banda reinventada en su propia química y crecimientos personales.

Inesperadamente la banda vuelve a tener un álbum con su impronta rockera mezclándose con los sintetizadores que tanto le gustan a su líder julian casablancas. El cual en su carrera solista ha dejado en claro que es amante de melodías bailables y sintetizadores que marcan sus ritmos. El ejemplo ideal fue su álbum debut Phrazes for the Young en el año 2009.

El arte de tapa es del artista difunto Jean-Michel Basquiat, reconocido como SAMO. En las calles de new york en los 70 y 80s se hizo notar su presencia por sus pinturas de neo-expresionismo callejero, tanto fue así que logro hacerse amigo y ser un protegido por Andy warhol.

Parece que el rock indie y el garaje empiezan a adaptarse a las nuevas épocas, sin perder su esencia. Ya que Los últimos recuerdos son borrosos con muchos altibajos como paso en Comedown Machine de 2013 o algún que otro single inconcluso.

Su corte de difusión bad decisions ya daba una cuota de que deberían desempolvar su chaqueta de cuero negro, y peinar ese jopo nuevamente.

Para que una banda que viene oxidada nos dé un disco de este calibre debe tener un productor acorde al proyecto, Rick Rubin es el que se lleva las flores para el control room. Rick viene con varios Grammy bajo su ala y trabajo en más de cien discos mostrando así los galardones adecuados para que unos rockeros ya no tan jóvenes le hagan caso y confíen en el para poder sacar su mejor álbum de los últimos 14 años.

Dejando atrás ese gran álbum, "First Impressions of earth". Disfruten The New Abnormal sin prejuicios, nueve canciones con un nivel artístico alto que harán más corta esta larga cuarentena.

Bienvenidos a este nuevo siglo, la gente los estaba esperando.