Walter Velazquez

29.06.2020

Así como hay empleadores que no tomaban gente por un tattoo, hay otros que pensamos que es arte. Hoy tenemos la suerte de tener con nosotros al Artista Walter Velazquez uno de los mejores tatuadores en argentina. Hoy en Maniac tattoo, con una estética muy marcada llevada al anime con colores muy fuertes dignos de la nueva escuela. En este momento dando un salto hacia el arte digital.

Hoy el escenario para todos los artistas es desalentador, y la rama del tattoo es una de las mas afectadas.

  • Como tomaste esta cuarentena? Pudiste encontrar una vuelta de tuerca en el arte digital para prevalecer económicamente?

La cuarentena nos tomó por sorpresa a todos. Un gran problema con el que me encuentro siempre es que cuando estoy tatuando no me hago el tiempo que yo quiero para poder dibujar, y estar encerrado me ayudo para volver al dibujo, con lo cual encontré la forma de continuar generando ingresos con el arte digital.

  • Hace años, el tatuador era uno solo para todos los estilos. La cultura creció, y hoy hay especialistas en cada género. Crees que este crecimiento del cliente obligo a especializar y crecer a los artistas del país?

Con los años el tatuaje sigue evolucionando a grandes pasos, los materiales son cada vez mejores y más avanzados lo cual le permite al artista superar sus propios límites o alcanzar metas en plazos más cortos. Siempre creí que es necesario evolucionar junto con los estilos para mantenerte en la vanguardia. Pero como en cualquier empleo las necesidades del público son amplias y nuestras decisiones marcan nuestro camino. Trabajo siempre hay para todos desde los que recién empiezan hasta los más avanzados. A medida que la carrera del tatuador crece y mejora sus estilos, los clientes también se vuelven más exigentes pero es algo que sucede gradualmente y va de la mano.

  • Como llega el tattoo a tu vida y cómo fuiste forjando el estilo?

Convertirme en tatuador profesional fue algo que no se planeó en mi vida, surgió casi sin notarlo. Siempre supe que tenía que hacer algo respecto a lo laboral que valla de la mano con mis gustos por lo artístico. Siempre dije que antes que nada soy un artista... y tatuar es una faceta de esto, pero no me encasillo solo en eso, Sin embargo encontré en el tatuaje una manera divertida de poder subsistir y al mismo tiempo hacer lo que mas me gusta que es dibujar. Desde chico siempre me vi atraído por series de anime de las primeras (mazinger, astroboy, meteoro) sin saber que pertenecían a un género diferente y que más adelante seria mi favorito gracias a ( dragonball, supercampeones y saint seiya) entre otros tantos. Y a partir de ahí me volví fan. Durante mi carrera me llevo bastante tiempo implantar el poder hacer un estilo en particular y que me busquen por eso y se debe en gran parte al uso correcto de las redes sociales.

  • Ya hace varios años que estas en la escena, como ves el avance del país con respecto a otros, ya sea artísticamente o hasta de los mismos materiales de trabajo?

Como en muchos países Argentina tuvo un crecimiento a nivel artístico muy grande, los tatuadores de ahora son verdaderos artistas y es muy difícil destacar si no estudiamos y tratamos de mejorar en cada estilo. En los comienzos el tatuaje era para el que se animaba a abordarlo no necesariamente era una persona avocada al arte. Pero hoy en día si bien se puede tatuar sin conocimientos artísticos, es casi imposible destacar sin demostrar que uno es un verdadero artista ya que el tatuaje avanzo tanto que nos obliga a correr a la par para no dejarnos atrás. El uso de materiales de calidad que mejoran nuestro trabajo crece a diario y poder tener acceso a los mismos no es fácil en argentina ya que tienen costos muy altos, pero si podemos acceder a los mismos se refleja notablemente en nuestras piezas de tatuaje.

  • La forma que llegue a conocerte fue por colegas que me comentaban tu trabajo. Qué artista nacional recomendarías conocer?

Argentina está llena de artistas fantásticos en todos los estilos... de mis favoritos cuento con El Mago, Adrian Binda, Yeyo Molina, Maxi Pain y Pablo Frias... entre otros tantos.